Edición testing
7 de octubre de 2022, 15:14:45
Local


Fudecu y APRECU homenajean a José Bono, Manuel Pérez Castell y Amós Núñez, impulsores de la Escuela de Cuchillería en sus 20 años de vida


El Museo de la Cuchillería ha acogido el homenaje que ha rendido la Fundación para el Desarrollo de la Cuchillería (Fudecu) y la Asociación de Cuchillería y Afines (Aprecu), a José Bono, ex presidente de Castilla-La Mancha, a Manuel Pérez Castell, ex alcalde de Albacete y al cuchillero y ex presidente de Aprecu, Amós Núñez, como promotores de la creación de la Escuela de la Cuchillería que cumple ahora su XX aniversario.


El presidente de Fudecu, José Luis Abiétar; la presidenta de Aprecu, Pilar Jiménez, y el alcalde, Vicente Casañ, han hecho entrega de unas piezas de cuchillería fabricadas por los propios alumnos de la Escuela de Cuchillería, un centro formativo por el que han pasado más de 1.700 alumnos con un grado de inserción laboral muy alto, según ha recordado el alcalde. “Esta Escuela aparte de hacer justicia con nuestra tradición cuchillera, es una garantía de creación de empleo y de futuro para nuestra ciudad”, ha subrayado Casañ.

Los homenajeados han recordado en sus intervenciones cómo surgió la idea de materializar esta Escuela de Cuchillería que hoy es toda una realidad.

“Albacete no podía dejar que no hubiese jóvenes que aprendiesen a hacer cuchillos y de ahí nace la escuela, que no fue un capricho de este alcalde, lo único que hicimos fue ayudar a que naciera”, ha dicho Manuel Pérez Castell, que ha valorado que la ciudadanía de Albacete haya construido una “referencia europea, mundial” de un objeto “que es campero, que es casero, que es familiar, como es la navaja”. El ex alcalde ha aprovechado para hacer un recorrido por la historia del edificio que hoy es Museo de la Cuchillería, la Casa de Hortelano, y ha regalado a los presentes una navaja.

Amós Núñez, que ha prestado su nombre a la Escuela de Cuchillería, ha desvelado la intrahistoria de la creación de este centro formativo, remontándose a febrero de 1998, cuando se inauguró el monumento al cuchillero de cinto en la plaza del Altozano. En aquel momento surgió el compromiso de dotar a la ciudad de un Museo de la Cuchillería, que inicialmente se pensó estuviese en el antiguo Ayuntamiento. Así surgió la Fundación para el Museo de la Cuchillería que en breve se transformaría en Fudecu, ante la propuesta de Manuel Pérez Castell de aprovechar los fondos del plan europeo Urban, para crear una Escuela de Cuchillería. “En cuatro o cinco meses montamos una escuela que en realidad era una fábrica con su maquinaria y sus aulas” ha rememorado Amós Núñez, quien ha confesado sentirse muy honrado de que la Escuela de Cuchillería lleve su nombre. En un primer momento, la Escuela de Cuchillería nació con fecha de caducidad, los dos años de vigencia de aquel plan, “poco a poco buscamos recursos, la fuimos llenando de contenidos, y ahí está, 20 años después, es un modelo para los cuchilleros de Francia, Alemania e Italia”.

El ex presidente de Castilla-La Mancha ha evocado varios recuerdos, vinculados a la navaja, como la pieza de nácar, marfil, plata y acero, de medio metro de largo una vez abierta, que le regaló el sector. Tras recordar distintos episodios relativos al conflicto que vivió el sector con la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, ha subrayado que la Escuela de la Cuchillería se materializarse por el “amor a la ciudad y a un oficio que nos va a trascender, cuando nosotros nos vayamos la cuchillería seguirá en Albacete y quienes nos sucedan sentirán el orgullo de que en un momento de dificultad supimos defender los cuchillos y las navajas”.

El acto, reducido por las circunstancias del Covid-19, ha contado con la presencia del vicealcalde, Emilio Sáez, el delegado de la Junta, Pedro Antonio Ruiz Santos, y la vicepresidenta de la Diputación, Amparo Torres, así como el director del Museo de la Cuchillería, Antonio Caulín.

Albacete Diario.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.albacetediario.es