www.albacetediario.es

EL DIA QUE VOLVIÓ EL SOL

Un aplauso para nuestros niños y niñas
Ampliar

Un aplauso para nuestros niños y niñas

jueves 30 de abril de 2020, 11:00h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

“Que maravilla, esto lleno de niños después de tantos días”, me decía un hombre con una sincera sonrisa al cruzarse conmigo y con mi hijo de 3 años mientras paseábamos por el Parque Lineal el pasado domingo 26 de Abril, y es que, desde que el día 14 de Marzo que se decretase el Estado de Alarma en nuestro país los parque, las calles, el mundo había dejado de disfrutar de uno de los sonidos más bonitos que existen ,a mi parecer, las risas de los niños y niñas.

Han sido mas de 40 días de encierro durante los cuales nos han dado una lección de solidaridad, de responsabilidad, una lección de madurez y humanidad, todos sabían que había un bichito en la calle llamado “colonavirus” o de cualquier otro nombre en dialecto infantil, eso es lo de menos, lo importante era que había un bichito que si te picaba te ponías muy malito y que si picaba a los abuelitos se ponían aun mas malitos, y eso les ha bastado para aguantar.

Nada más y nada menos que 43 largos días sin salir a la calle, sin ver a sus amigos y amigas, sin correr, sin coger las bicicletas, los patinetes, pasear los carritos de los nenucos a la luz del sol, sin celebrar los cumpleaños con sus amigos y familiares, sin ir al colegio, ni a futbol, ni al conservatorio o a clase de ingléss, nimiedades dirían los adultos, pero no, para ellos es su mundo con sus rutinas, sus costumbres.

Las actividades que les gustan, que les entretienen, que les hacen felices, y han renunciado a ellas, prácticamente sin rechistar, y encima lo han cambiado por deberes en casa, horas y horas con las explicaciones de papá y mamá, manualidades, bailes, películas, juegos y un sinfín de actividades alternativas sacadas del mismo sinfín de plataformas y videos de youtube pero no es lo mismo, las confidencias con los amigos y amigas, las risas rebotando en las copas de los árboles, las carreras jugando con los amigos y amigas y el aire acariciándoles sus bonitas caras no es lo mismo.

Eso se lo han perdido durante 43 largos días, y se lo han perdido sin quejarse y, lo peor de todo, sin entenderlo porque la gran mayoría no lo comprendía, adaptándose a lo que les decían que había que adaptarse, acatando las normas infinitamente mejor que muchos adultos y encima aplaudiendo como los que más todos los días a las 8 y haciendo dibujos de ánimo para colgar en las ventanas, dibujos que nos advertían que ahí estaban y que se estaban portando mejor que nosotros, que estaban esperando pacientemente y que les tenemos que compensar, porque han sido 43 larguísimos días que no vuelven, un curso perdido.

Una Semana Santa perdida, un puente de mayo perdido y seguramente unas vacaciones a la playa perdida, pero da igual porque ellos aguantan, obedecen, son disciplinados y nos dan miles de lecciones a diario, lecciones de valentía, de humanidad, de solidaridad, de fortaleza y de disciplina.

Y por fin el día 26 de Abril a partir de las 9 de la mañana volvió a brillar el sol en nuestro país, volvió la esperanza a nuestras calles, durante una hora solo y también en eso nos dieron una lección y obedecieron, solo una hora pero les devolvió la luz a los ojos y volvió la alegría a nuestro país y ese hombre que se cruzó conmigo en el Parque Lineal se dió cuenta, y nos dimos cuenta todos y todas. Juntos lo vamos a conseguir, juntos vamos a vencer a este virus y todos guiados por nuestros pequeños que son los grandes héroes y heroínas de este encierro. Ojalá no tengamos que volver a esconder a nuestros Soles en casa. (Diana González. Albacete)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar


+

1 comentarios