www.albacetediario.es
La categoría de la Plaza de Toros de Albacete
Ampliar

La categoría de la Plaza de Toros de Albacete

martes 17 de septiembre de 2019, 17:50h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

La Feria de Albacete llega a su fin, y con ello, la feria taurina. Una feria que ha tenido un festejo menos por la lluvia, y que ha sido en términos generales, algo floja. Los toros han decepcionado en gran parte. Los toreros no han estado muy acertados y menos con la espada. Un ciclo taurino más bien flojo. Donde solo destaca –bajo mi punto de vista- algo de la encerrona de Rubén Pinar, algún detalle de “El Juli”, algo de los tres toreros locales, y en especial la magnífica faena y estocada de Emilio de Justo.

De los toros, faltos de bravura, faltos de fuerza, poca embestida y difícil de destacar algún lote bueno. Francamente, -así me lo ha parecido- decepción en general con los toros.

Pero no vamos a profundizar en toros y toreros. Creo que merece la pena detenernos en otros aspectos que no se ven, que se ven poco, o que pasan desapercibidos para la gran mayoría.

Hablamos de la categoría de la Plaza de Toros de Albacete, “con mayúsculas”.

Y esa categoría se la dan los toreros, los subalternos, los toros, las ganaderías, y hasta el público, pero muy especialmente la presidencia de cada corrida y el equipo gubernativo. En eso nos queremos detener.

Desde que me alcanza el recuerdo, la Plaza de Toros de Albacete, ha tenido siempre magníficos presidentes. El recordado y admirado, -ya fallecido- Constantino González, dejó un sello de seriedad y buen trabajo que tuvo continuidad con Eutimio Candel. Más tarde con los actuales Joaquín Coy y Luis Natalio Cuesta, y ahora con la llegada de Genoveva Armero.

De los tres actuales, Luis Natalio, no ha podido estar este año en la presidencia por enfermedad. Le deseamos una pronta y rápida recuperación. Además. el mundo del toro le necesita.

Joaquín Coy lleva muchos años presidiendo en Albacete, más de veinticinco, seguro. Y antes estuvo en el callejón como delegado gubernativo. Es decir, que experiencia, sabiduría y autoridad las tiene más que reconocidas. Atrás quedan grandes broncas por parte de los aficionados al discrepar con las decisiones de Coy. Pero su seriedad se mantiene intacta.

La última persona en incorporarse ha sido Genoveva Armero. Esta es su primera feria presidiendo “a tiempo completo”. Vamos a obviar que es mujer. Es una presidenta más y como tal debemos juzgarla, aunque en este mundo del toro, estas cosas cuestan. Pero Genoveva tiene conocimientos más que sobrados, criterio, carácter, autoridad y otras cualidades profesionales del mundo taurino.

Ha sido delegada gubernativa durante varios años. En el callejón ya ha demostrado esas cualidades mencionadas. Pero este año, está arriba, es la máxima autoridad y por lo tanto la responsable de conceder orejas, o no. De trabajar junto al equipo gubernativo durante la mañana en los corrales, no solo en la corrida. De trabajar junto a veterinarios, empresa, ganaderos, toreros, etc.

Genoveva Armero está haciendo un magnífico trabajo esta feria taurina desde la presidencia. Habrá quien discuta una oreja más, o una oreja menos. Eso siempre pasará y con todos los presidentes. Cada aficionado tiene un criterio distinto. Muchas veces no hay unanimidad en el graderío. Es la pluralidad y la libertad para opinar. Y al algunos ya la califican de “dura” a la hora de conceder trofeos. Lo que es seguro, es que es rigurosa.

Genoveva ha tenido una feria de diez y ha sabido mantener la categoría y la seriedad de la Plaza de Toros de Albacete, como ayer mostraron algunos aficionados con una gran pancarta, que, por cierto, fue aplaudida por gran parte del público, y donde se podía leer: “La categoría de una plaza se recupera con seriedad. Gracias, Genoveva”.

Esto demuestra que hay aficionados que valoran el trabajo de la presidencia, pero, además, hay un equipo gubernativo que también hace su trabajo. Que no se ve, que es silencioso, pero eficaz, serio y riguroso.

Sin ir más lejos, esta feria, el equipo gubernativo encabezado por Ulises Quesada, junto a Francisco Verdú y Antonio Cuerda, han revisado las puyas de los picadores, como ayer. Para que estén montadas sobre la vara de picar, -sin trampa-, de forma correcta, tal y como indica el reglamento. O intervinieron varios rejones que utilizaron los rejoneadores ya que la cuchilla permitida es de 2.5 centímetros de ancha y hay “listos” en las cuadrillas que las ponen de 2.8, 3.5, 4 y hasta 5 centímetros, con lo que esa trampa hace que el toro reciba un castigo muy superior a lo que es reglamentario.

Quesada, Verdú y Cuerda, midieron con un metro las cuchillas. Fueron al desolladero a recoger las cuchillas que permanecían en el cuerpo de los toros para medirlas y analizarlas. Resultado, hay propuesta de sanción para varios mozos de espadas y algún rejoneador. Y todo ello mientras se celebraba el festejo. Es decir, que hacen un gran trabajo silencioso, antes, durante y después de cada corrida.

Se reúnen por la mañana con las cuadrillas, les recuerdan las normas a cumplir, pero a pesar de ello, a algunos “se les olvida” por la tarde porque piensan que “no pasa nada”, pero aquí, en Albacete, “sí que pasa”.

Estos, son solo algunos ejemplos del trabajo que “no se ve” cada día, pero que sirve para que los profesionales del toro sepan que Albacete es una plaza seria. Que no se regala nada, que no se le quita nada a nadie, pero que hay seriedad, profesionalidad y rigor.

Ah, y que no se me olvide, todas las personas aquí mencionadas, tanto presidentes de la plaza como equipo gubernativo, son miembros del Cuerpo Nacional de Policía, que durante el resto del año cumplen otros cometidos en la Comisaría de Albacete. Además de asistir, en su tiempo libre, a cursos específicos y jornadas taurinas para seguir ampliando conocimientos taurinos.

A mí, no me preguntarán, lo sé. Pero ya lo digo alto y claro, “todas las plazas de primera y segunda categoría, deberían estar presididas por miembros de Cuerpo Nacional de Policía y los responsables del callejón, también. Pero en plazas de inferior categoría en localidades donde haya Comisaria de Policía, también. Y donde no haya, que se pueda desplazar un equipo gubernativo de la capital más cercana”.

Lo de presidentes aficionados solo debería quedar para festivales de menor categoría, nunca para corridas de toros. Al menos, así lo pienso yo, aunque es probable que haya gente que discrepe de este y otros puntos de vista, pero para eso es la libertad de poder expresarse libremente.

La Plaza de Toros de Albacete, mantiene una gran categoría.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Albacete Diario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.