www.albacetediario.es
El alcalde agradece a Amithe la iniciativa de hacer justicia homenajeando a los albacetenses que tomaron parte en el ‘Desastre de Annual’
Ampliar

El alcalde agradece a Amithe la iniciativa de hacer justicia homenajeando a los albacetenses que tomaron parte en el ‘Desastre de Annual’

miércoles 21 de julio de 2021, 16:00h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El alcalde, Emilio Sáez, ha dado las gracias a la Asociación de Amigos de los Teatros Históricos (Amithe) y a su presidente, Javier López-Galiacho, por tener la iniciativa de corregir el desacierto de recordar a los miles de españoles que fallecieron en el llamado desastre de Annual, entre ellos 146 albacetenses.

“Olvidar es una forma de ser injusto”, ha dicho Sáez, quien ha valorado que la sociedad, con su recuerdo, trate de honrar a quienes pasaron a la historia de los olvidados, “detenernos tan solo unos segundos a pensar las penurias que tuvieron que pasar estos españoles hace un siglo, llegando muchos a perder la vida, nos debe hacer reflexionar y es importante que reconozcamos su valor y tengamos muy presente la Historia para no persistir en nuestros errores”.

El alcalde ha realizado estas declaraciones en un sencillo acto homenaje que ha tenido lugar en el Cementerio de Albacete, al que ha asistido también el vicealcalde, Vicente Casañ; así como el presidente de la Diputación, Santiago Cabañero, y subdelegado de Defensa, el coronel Miguel Ángel de la Torre Solís. La concejala de Cementerios, Ana Albaladejo; la concejala de Emprendimiento, Laura Avellaneda; la concejala de Vox, Rosario Velasco; y el concejal del PP, Alberto Reina. también han estado presentes, así como el periodista albaceteño, Juan Luis López-Galiacho, entre otros.

En dicho acto se ha colocado una corona sobre la tumba de Emilio López-Galiacho, teniente médico de la Compañía Mixta de Sanidad militar en el puesto de Annual en julio de 1921, médico de Annual, quien fuera más adelante director del Hospital Provincial de Albacete, abuelo del presidente de Amithe, en cuyo nombre se homenajea a los albacetenses que participaron en las campañas militares africanas. Este médico, que sobrevivió al Desastre de Annual, se mantuvo en su puesto hasta el último momento, rescatando a gravísimos heridos a los que trató de salvar la vida.

Fue hace 100 años cuando el Ejército español sufrió una de las mayores derrotas de su historia, en menos de 20 días, perdieron la vida en la región marroquí del Riff entre 8.000 y 13.000 españoles, de los que hasta 146 eran albaceteños de más de 400 que tomaron parte en el conflicto. Transcurrido un siglo de esa guerra que el periodista Manu Leguineche calificó como “la peor guerra en el peor momento en el peor sitio del mundo (…)”, conviene recordar el hecho histórico.

El presidente de Amithe ha explicado que con este acto se buscaba homenajear a esos albacetenses que cumplieron con su deber, muchos murieron y, quienes sobrevivieron, “no hicieron jactancia de lo vivido, de sus actitudes heroicas, y, calladamente, retomaron su vida civil, en la medicina, en la agricultura, en las fuerzas armadas…”. “Con este acto hacemos Albacete y hacemos España, con orgullo y sin ideología, rindiendo homenaje a los nuestros por haber cumplido con su deber, para que su gesta no vaya a dar a la mar y se pierda, sino que quede en el recuerdo”, ha proclamado Javier López-Galiacho.

El historiador Enrique Cerro, estudioso del Desastre de Annual, ha contado como a lo largo de su investigación pudo reconstruir, mediante sus expedientes de reclutamiento y militares, la historia de buena parte de los albacetenses que murieron en Annual, fueron 146 de los 421 que participaron, “más de un tercio, un dato que nos da la idea del dramatismo de aquella experiencia”.

El perfil común de aquellos soldados de Albacete en África es el de jóvenes con 21 años, que procedían de pueblos pequeños o medianos, dedicados a la agricultura y procedentes de familias humildes, con una estatura media de 1,60 centímetros. Algunos, salvaron sus vidas, como Emilio López-Galiacho o Antonio García Iniesta, enterrado muy cerca del médico, también en el Cementerio de Albacete; pero otros como el jornalero de Fuente-Álamo, Roque Cuesta no vivieron para contarlo.

Enrique Cerro ha relatado la historia de este jornalero, que fue destinado a Valencia, pero que permutó su destino militar por África a cambio de dinero, algo que era legal hace un siglo, y que hacían los soldados más humildes. Tres meses después de su reclutamiento desapareció en Annual, un desastre del que poco se habló en su momento, pues ni siquiera los supervivientes hablaban de él, ha recalcado Cerro, quien ha agradecido que con homenajes como éste se ponga el foco sobre este episodio de la Historia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar


+

0 comentarios